En personas sordas, de nacimiento o desde edad muy temprana, la retina se refuerza