FROTARSE LOS OJOS ES PELIGROSO: ¿MITO O REALIDAD?