LOS BEBES PROCESAN LA INFORMACION VISUAL MAS DESPACIO QUE LOS ADULTOS