Ópticos dicen que una revisión visual previa a la ‘operación salida’ puede evitar hasta un 60% de accidentes de tráfico